imagen del contenido

Romería de San Isicio (Cazorla)

Antonio Garrido se desplaza hasta la localidad jiennense para conocer tradiciones como las “gachasmigas”, o la mítica bajada del Santo desde la ermita hasta la iglesia parroquial.

Reproducir
Información

Romería de San Isicio (Cazorla)

“Atrapado en la fiesta” tiene como protagonista a la Romería de San Isicio, la festividad más tradicional de la localidad jiennense de Cazorla. De la mano de sus vecinos, los espectadores conocen tradiciones como los famosos cartuchitos, unos paquetes con flores, turrón y otros pequeños obsequios que los jóvenes solteros regalan a las mozas para conquistarlas, una tradición antigua de las abuelas que subían a la sierra a buscar novio. Además, junto a Laura Gallego, el espacio descubre uno de los platos más sabrosos y típicos de esta peculiar fiesta, las “gachasmigas”. Se trata de una tradicional receta serrana que preparan las manos expertas de una vecina que lleva toda su vida haciéndolas para festejar el día del patrón. El camino de San Isicio se convierte en un hervidero de devotos que suben hasta la ermita para comer y beber. Además, muchos de los vecinos visten para la ocasión el traje típico serrano con el que bailarán las danzas más antiguas de Cazorla. Al caer la tarde, Antonio Garrido vive uno de los momentos más esperados por los vecinos, el encendido de las peculiares “caracoladas”. Son figuras elaboradas con conchas de caracoles, que previamente han buscado en el campo y han cocinado y comido en casa. Las llenan con algodón y mojan en aceite para que duren prendidas toda la procesión. Las hay de distintas formas, y alumbran el camino por donde pasa el Santo. El programa vive también en primera persona la mítica bajada de San Isicio desde la ermita hasta la iglesia parroquial. Durante este peculiar y mágico camino, los seguidores del programa pueden descubrir los testimonios más entrañables de vecinos y visitantes, que hacen a todos partícipes del cariño del pueblo a su patrón. Todo ello en un camino donde los cánticos y danzas a San Isicio se suceden sin parar.