imagen del contenido

La ciudad barroca

El episodio muestra la evolución desde la ciudad medieval a la fisonomía moderna de la ciudad barroca.

Reproducir
Información

La ciudad barroca

En los primeros años del Barroco, las ciudades andaluzas aún tenían un aspecto medieval, con murallas y calles estrechas, y sólo algunos edificios renacentistas aislados. A lo largo de los siglos XVII y XVIII tiene lugar una transformación del espacio urbano, que deja una huella imborrable en Andalucía: la ciudad barroca. La crisis económica de principios del siglo XVII hizo que se potenciaran los espacios públicos como las plazas, con fuentes para abastecer de agua, o las puertas de entrada. Al cabo de los años surgieron también nuevos barrios, más allá de las murallas de la urbe medieval, en las que se trazaban calles amplias y rectilíneas. En muchos casos, florecían en torno a monasterios y conventos extramuros, ubicados fuera del bullicio de la ciudad.