imagen del contenido

El paso del tiempo

La niñez, la juventud, la madurez y la vejez protagonizan cada una de las reflexiones de este octavo diálogo entre Gala y Quintero.

Reproducir
Información

El paso del tiempo

Hijo y producto de su tiempo, Antonio Gala relata a Jesús Quintero en “Trece Noches” su primera experiencia con la muerte, siendo aún muy niño. De aquel momento conserva viva su conciencia de mortal, de la que no es culpable el paso del tiempo. Confiesa que éste no le inquieta y de él tiene dos opiniones: “un tiempo cotidiano que nosotros medimos y manejamos, y otro tiempo que consideramos un asesino taimado que nos administra”. Es por ello que la medida del tiempo es relativa, no solo en cómo cada uno organiza su propia vida, sino en cómo ama y goza, afirma el escritor, quien lanza un deseo durante el programa: “Yo quisiera en este momento tener la curiosidad y el asombro del niño que fui, el entusiasmo y la beligerancia del joven que fui, y la serenidad y la ecuanimidad del maduro que estoy siendo. Un hombre es una historia, no es solo biología, es biografía”.