imagen del contenido

"Si ella no quiere grabar el video en ropa interior no la puedes obligar"

Nuestros maravillosos se enfrentan a un representante de modelos que intenta obligar a una chica a que se grabe vídeos eróticos para ganar dinero fácil a través de una plataforma

Reproducir
Información

"Si ella no quiere grabar el video en ropa interior no la puedes obligar"

Nuestra maravillosa de esta semana, Rocío del Bosch, es una mujer con mucho carácter que se enfrenta a un representante de modelos que intenta obligar a una chica a que se grabe vídeos eróticos para ganar dinero fácil a través de una plataforma de pago. La cámara está basada en el testimonio de Amelia, escritora y superviviente de prostitución, que nos cuenta que fue violada siendo una niña a la salida del colegio y eso provocó una caída libre en su vida y con 17 años la captaron para la prostitución. Ahora la forma de captar chicas los proxenetas es ahora a través de internet y para avisar de los peligros de las redes sociales entre los más jóvenes grabamos esta cámara donde una chica ha sido contratada por una supuesta agencia de modelos para potenciar su carrera y subir fotos aunque el tema cambia cuando el representante le pide que grabe un video erótico en ropa interior a cambio de dinero. A lo largo de la grabación descubrimos a varias personas maravillosas entre ellas un hombre que le dice que "aunque sea tu representante no puede obligarte a grabar el video, el dinero no es todo en la vida y no hagas nunca nada que no quieras hacer". Y una mujer que se muestra muy nervios le pide el móvil a la modelo para ayudarla y evitar que el representante le obligue prácticamente a que se prostituya" le dice. "Si la chica no quiere grabar el video no la puedes obligar" le dice Rocío al representante visiblemente indignada y cabreada que le espeta "yo para que quiero ser modelo para aguantar gilipollas como tú?". Y añade "con tu físico puedes llevar tu carrera a donde quieras. Las mujeres no tenemos porque enseñar las tetas, venga ya". La cámara está basada en el testimonio real de Amelia y cuenta con la colaboración de EMARGI (Proyecto social por los Derechos Humanos de las Mujeres y las Niñas).