imagen del contenido

Alberto y Alfonso se atreven con la ebanistería en La Alpujarra

Los compadres se convierten en aprendices de un ebanista artesano de Órgiva, Claudio Murciano, que les enseña los primeros pasos para trabajar la madera.

Reproducir
Información

Alberto y Alfonso se atreven con la ebanistería en La Alpujarra

Todavía con el susto en el cuerpo por las leyendas que les contaron las mujeres de Bubión, Alberto y Alfonso llegan a Órgiva a conocer a Claudio Murciano y pedirle que los acepte como aprendices en su taller de ebanistería tradicional. Los compadres se sorprenden con los muebles que hace este alpujarreño, que tras dedicarse muchos años a ejercer su carrera de arquitectura técnica, decidió volver a sus raíces y trabajar la madera de olivo para crear piezas extraordinarias. Por supuesto, como todo trabajo artesano y sostenible lleva su tiempo y aprender el oficio no es nada rápido. Aún así acepta estos aprendices e incluso les permite saltarse algún paso del proceso. Alfonso y Alberto aprenden a quitar cortezas de la madera y a lijar y como es habitual en ellos aprovechan para cantar, bailar y en un momento dado largarse en búsqueda de un bar. Aún así aprenden mucho y salen encantados con el taller y con Claudio.